martes, 13 de enero de 2009

MIEDO...Enemigo Nº 1.

NO TENGAS MIEDO...


"Valiente es el que no toma nota de su miedo" dijo George PATTON.

Personalmente, pienso que el miedo, son los barrotes de la cárcel que nos hemos construido nosotros solos y que nos impide seguir adelante. A veces preferimos estar encarcelados y mirar lo que tanto deseamos desde a dentro de nuestra querida celda... y peor, justificando el porque estamos dentro, como si eso fuera algo del cual podríamos ser orgullosos.

Los deseos mas atrevidos están a nuestro alcance, casi los podemos tocar con la mano estirando el brazo a través de nuestros barrotes, pero, no los podemos alcanzar, falta algo…


Algo...


Falta sacar... no solo la mano, sino ¡el cuerpo entero!

¡Atreverse a salir de la jaula dorada y olvidarla para siempre jamás!

Podemos pensar que es la valentía la que nos da la fuerza, claro que hay que serlo, Valiente, pero también debemos pensar en tener voluntad, y sobre todo constancia dejando de escuchar nuestros miedos si queremos que se concretice y dure nuestro sueño de vivir sin miedos.


El miedo se crea solo, tiene vida propia, trepa en nuestra alma si lo dejamos entrar. El tiene sus partes positivas, las que nos protegen de no caernos desde un precipicio o cuidar muchos detalles de nuestra vida diaria para proteger nuestro cuerpo físico, pero eso ya lo sabemos y es necesario.

Ahora bien, las partes negativas del miedo existen también, claro, y esas son las que tenemos que vencer.

El miedo negativo se instala en nuestras mentes de manera lenta pero segura, un poco como la nicotina del cigarrillo, poco a poco… El miedo negativo nos pudre desde adentro, nos infecta, es una enfermedad. Repta por el alma de quien la contrae y perturba su paz interior.

¿Como podríamos controlar esa parte del miedo para que no se instale tan fácilmente?

Confiando más en nosotros mismos definitivamente, confiando en nuestra sabiduría propia, en nuestras intuiciones, arrancándolo de nuestro corazón sin dudar.

Lo sabemos, porque más de una vez nos ha pasado, más de una vez nos hemos prohibido hacer algo que estábamos deseando hacer, y No lo hicimos por miedo. Después nos dimos cuenta de que deberíamos haberlo hecho…si, pero ya es tarde, dejamos pasar la divina oportunidad y ahora, lloramos...

Este tipo de sufrimiento nos lo provocamos NOSOTROS MISMOS y nosotros solos.


Lo que ocurre es que a menudo que nos estamos reprimiendo, prohibiendo el cambio o hacer algo que nos gusta, nos estamos carcomiendo, atormentando, consumiendo por dentro negándonos lo mas obvio por miedo…

Este sufrimiento nos consume desde nuestro interior y si no sale a fuera, es decir si no actuamos, acabaremos enfermándonos, y esa enfermedad será más o menos grave según nuestra acumulación de negaciones a vivir lo que más deseamos. No existe mejor alivio que de hacer lo mas sentimos y ser lo que somos en verdad ahí a dentro, sacarlo a la luz, sin disfraz, sin mascaras tontas que nos colocamos por el miedo a lo que puedan pensar los demás de nosotros…es ridículo, si, somos ridículos y feos con nuestras mascaras.


Pienso que siendo más atrevidos, más valientes, mas en acuerdo con nosotros mismo, mas en el presente, en la acción, hablando desde la Verdad, decidiendo por fin actuar sin miedo, todo saldrá bien, en vez de esperar a ver que pasa ahí a fuera….No es así: de a fuera hacia dentro… sino:

¡¡De a Dentro hacia Fuera!! Nosotros somos los que mandamos en nosotros.


Decidir cambiar todo, revolucionar lo que no va, cambiar de lugar, lo que sea si la vida no te da lo que buscas aquí o allá, si eres infeliz en pareja, en tu trabajo, en el lugar donde vives etc… Levántate, reacciona, y vete a buscar tu sueño y veras que un día lo vivirás seguro.

Ahora si nos quedamos sentado, con el miedo, pensando en cosas que quizás no ocurrirán nunca, nos paralizamos, pues en ese caso, NO NOS QUEJEMOS de lo que nos esta pasando...


Dudar entre hacer y no hacer, es consumirnos interiormente, nos auto-vaciamos de nuestra energía. No dudemos, elegir hacer algo mejor, y si sale mal, por lo menos tendremos la experiencia de nuestra acción, y la próxima vez lo haremos mejor.


¡Animo!



Una buena película que refleja bien -entre otras cosas- lo que aporta no tener miedo... Apocalypto de Mel Gibson, ¡OJO!...es dura y violenta...como todo lo que hace Mel Gibson, almas sensibles , no mirar... Un poco extrema la peli, pero se ve claramente que si uno no tiene miedo, todo es posible, hasta lo que parece imposible...


Marcos....><((((º>


"Cuando uno quiere, siempre puede" NOVALIS


"Lo que frecuentemente pedimos a Dios en nuestras oraciones, no es que nos permita hacer su voluntad, sino que apruebe la nuestra". Anónimo.


"Rezar a Dios sin actuar, no sirve de nada"….M.


"El que teme padecer, padece ya lo que teme" M. E. de MONTAIGNE


Si os interesa ir a ver un pequeño video de dos minutos: seguir este link: http://crecerpersonal.blogspot.com/2009/01/fragmentos-de-luz-donde-te-parece-que.html

7 comentarios:

Myr dijo...

Aqui estoy Marcos! Hola amigo,

Asi es, totalmente de acuerdo contigo!!!!!!!!!!!!!!!!

El miedo paraliza, frena.
Porque da miedo el transito de un estado a otro. Es decir EL CAMBIO.
Todo cambio, todo nuevo emprendimiento, requiere de ese transito. Dejar lo viejo para caminar hacia lo nuevo.

En ese caminar, en ese pasaje de un estado a otro hay INCERTIDUMBRE, pues comenzamos a
transitar por caminos desconocidos.

Y COMO TU TAN BIEN LOS SENIALAS, es de vital importancia LA CONFIANZA en nuestro propio potencial, LA FE en nuestras capacidades internas Y LA PERSEVERANCIA en nuestro esfuerzo, dara en algun momento sus frutos. Recordemos tambien, que " no se contruyo Roma en un dia". Asi que, PACIENCIA!!!!!


Beso grande y mucha CONFIANZA, FE, PERSEVERANCIA , PACIENCIA Y adelante!!!!! A CUMPLIR NUESTRAS METAS!

J. Marcos B. dijo...

Es un placer como siempre leer tus comentarios amiga. Gracias Myriam por estar aquí, y compartir tu sabiduría que siempre nos aporta algo mas.

Un fuerte abrazo zen.

Marcos.

Myr dijo...

Marcos. lo encontraste?

Sino entra de nuevo a mi post del somanbulismo entra en las respuestas y clickea en Cornelius que me dejo una resp y desde su perfil, entras a su pagina y ahi esta el manifiesto.

Cualquier cosa me avisas y te pongo en contacto de otra manera.

y... gracias por lo que me escribiste aqui hihihihi otro abrazo zen para ti

J. Marcos B. dijo...

si, ya deje un comentario en el blog de Corneluis, me gusto.

Gracias Myriam...

J. Marcos B. dijo...

Menos a ti Myriam...creo que da miedo este post...

J. Marcos B. dijo...

Todas las personas son cobardes.

Publico este texto de Osho para completar un poco este post que da miedo. :?

"Si sientes miedo, sientes miedo. ¿Para qué convertir el asunto en un problema? Reconoce que tienes miedo, al igual que posees dos manos. ¿Para qué crear un problema? Es como si te preguntaras por qué tienes una nariz, en lugar de dos. El miedo está allí y lo único que debes hacer es tomar nota y aceptarlo. Acéptalo y no te preocupes. Verás que súbitamente desaparece.

Esa es la alquimia interior: los problemas desaparecen tan pronto como se aceptan, pero se agrandan y complican cuando se entra en conflicto con ellos. Claro que hay sufrimiento y con él viene el miedo. Pero acéptalo porque no hay nada que puedas hacer al respecto. No pienses que estoy hablando de pesimismo al decir que no puedes hacer nada al respecto. Cuando digo que no hay nada que puedas hacer, te estoy dando la clave para solucionar el problema.

El sufrimiento es parte de la vida y del crecimiento, y no hay nada de malo en él. El sufrimiento se convierte en algo malo solamente cuando es destructivo, y no se utiliza para crear; el sufrimiento se convierte en algo malo solamente cuando la persona sufre y no aprende nada de su sufrimiento. Yo quiero decirles que cuando el sufrimiento deja lecciones es una fuerza creadora.

La oscuridad es bella cuando insinúa la pronta aparición del alba; la oscuridad es peligrosa cuando es interminable y no insinúa un amanecer. Es peligrosa cuando sencillamente se perpetúa y la persona continúa moviéndose como autómata en la rutina de su círculo vicioso. Esto te puede suceder si no estás alerta: por querer salir de un sufrimiento, terminas creando otro, y para escapar de ese creas otro, y luego otro, y así sucesivamente. Y todos esos sufrimientos que no has vivido continúan aguardándote. Han escapado, sí, pero simplemente para caer en otro sufrimiento, porque la misma mente que creó el primer sufrimiento, crea también los siguientes. El sufrimiento siempre estará ahí porque es una creación de la mente.

...

J. Marcos B. dijo...

Acepta el sufrimiento y atraviésalo; no escapes. Es una dimensión completamente diferente en la cual debes trabajar. El sufrimiento está ahí; sal a su encuentro, atraviésalo. El sufrimiento estará ahí, de modo que acéptalo. ¿Qué temblarás? ¡Entonces tiembla! ¿Para qué fingir que no tiemblas, que no sientes miedo? Si eres cobarde, pues acéptalo.

Todas las personas son cobardes. Aquellas a quienes llamamos valientes solamente están fingiendo porque muy en el fondo son tan cobardes como el resto del mundo. En efecto, son quizá más cobardes porque para crear su cobardía se han fabricado una máscara de bravura y tratan de actuar de tal manera que nadie piense que son cobardes. Su bravura es apenas una fachada.

¿Cómo podemos ser valientes? La muerte está ahí. ¿Cómo podemos ser valientes si somos apenas hojas sacudidas por el viento? ¿Cómo podría no temblar una hoja? Cuando el viento sopla, la hoja se estremece. Pero nunca acusamos a la hoja de cobarde. Sólo sabemos que está viva. Así, cuando tiemblas y el miedo se apodera de ti, eres como una hoja al viento -¡hermoso! ¿Para qué formar un problema de ello? Pero la sociedad todo lo ha convertido en problema.

Cuando un niño siente miedo de la oscuridad le decimos: "No tengas miedo, sé valiente". ¿Por qué? El niño es inocente; es natural que sienta miedo en la oscuridad. Pero lo obligamos a ser valiente y a esforzarse por serlo. Entonces, se llena de tensión y se limita a soportar la oscuridad; todo su ser está tenso y listo para temblar, pero el niño se reprime. Ese temblor reprimido lo perseguirá durante toda la vida. Habría estado bien temblar en la oscuridad; no habría nada de malo en ello. Habría estado bien llorar y correr y refugiarse en los brazos de sus padres, no había nada de malo en ello. Ese niño habría salido de la oscuridad con mayor experiencia y mayor conocimiento. Después de temblar y sollozar en la oscuridad se habría dado cuenta de que en realidad no había nada que temer. Al reprimirlo, nunca logras experimentar el fenómeno en su totalidad y no extrae de él lección alguna.
La sabiduría viene con el sufrimiento, a través de la aceptación. Cualquiera que sea la situación, siéntete a gusto en ella...

¡Eres hermoso! Acéptalo y, no importa lo que suceda, permite que pase y vive la situación. El sufrimiento no tarda en convertirse en aprendizaje, en cuyo caso se convierte en una fuerza creadora.

segunda parte........

El miedo te dejará intrepidez y la ira te dejará compasión. Al comprender el odio, nacerá en ti el amor. Pero eso no sucede creando un conflicto, sino viviendo con la consciencia alerta. Acepta y atraviesa la situación".

Osho, El miedo. Cómo comprender y aceptar las incertidumbres de la vida