viernes, 22 de mayo de 2015

VELOCIDAD DEL PENSAMIENTO...


NATURALEZA Y POTENCIA DEL PENSAMIENTO
La obra alquímica más importante es la regeneración del hombre; que requiere no sólo la combinación química de substancias físicas, sino que entraña la química del alma y la influencia del espíritu, en conjunta operación armónica para que no resulte un monstruo humano, un homúnculo mental en vez de un ser humano. Si se comprendieran mejor las leyes de la alquimia, desaparecerían el cáncer, sífilis, tuberculosis y otras enfermedades hereditarias, dando por resultado una generación sana y vigorosa.
LA MENTE ES EL GRAN ALAMBIQUE EN QUE SE TRANSMUTAN Y PURIFICAN LAS PASIONES HUMANAS. EL VERDADERO FUEGO MÁGICO, SIN EL CUAL NO CABE HACER NADA DE PROVECHO, ES EL AMOR AUTOCONSCIENTE O EL ESPIRITUAL RECONOCIMIENTO DEL YO.
El hombre no engendra los pensamientos, que de por sí existen; tan sólo asocia, elabora y modifica sus expresiones. No podemos imaginar nada que no exista, ni tampoco ir más allá de formar nuevas combinaciones de los elementos ya existentes. Podemos imaginar una serpiente con cabeza humana, porque hay serpientes y hombres; pero no podemos imaginarnos la forma de un habitante del sol, porque no concebimos las formas posibles en condiciones de existencia de las que no tenemos idea y por lo tanto no existen para nosotros..
Si, como opina algún fisiólogo moderno, fuese el pensamiento una secreción cerebral, como la bilis lo es del hígado, se desvanecería el pensamiento después de expresado y habríamos de esperar a que el cerebro recobrase su potencia para segregar otro igual antes de tener dos veces el mismo pensamiento. También nos sería preciso no comunicar a nadie nuestros pensamientos ni transmitir nuestras ideas so pena de perderlos.
Los pensamientos y las ideas son entidades que existen independientemente de la percepción del hombre, de quien no necesitan para existir aunque el hombre las necesite para pensar.  Los pensamientos y las ideas puestas en movimiento por la Voluntad vibran en el espacio…
Si una corriente mental no puede penetrar en la esfera del individuo a que va dirigida, reacciona contra quien le dio impulso. Así es que si alguien concentra sobre otro toda la fuerza de un maligno pensamiento, se expone, si fracasa, a que le mate la misma energía que actualizó.
Ejemplo de esta ley tenemos cuando una persona muere de pesar. El rayo de fuerza continuamente proyectado por una largo e intenso deseo imposible de satisfacer reacciona sobre el corazón, transmutando por repentina reversión del sentimiento, el amor en pesadumbre, la atracción en repulsión y el deseo en menosprecio, hasta determinar con ello la enfermedad y la muerte.
LA LUZ ATRAVIESA EL ESPACIO A LA VELOCIDAD DE 300.000 KILÓMETROS POR SEGUNDO Y CASI LA MISMA ES LA VELOCIDAD DEL PENSAMIENTO. UN RAYO DE LUZ SE VE FULGURAR EN EL AIRE Y PUEDE INTERCEPTARLO UN CUERPO OPACO. DEL MISMO MODO, UN PENSAMIENTO VIBRA EN EL ESPACIO Y PUEDE INTERCEPTARLO UNA MENTE RECEPTIVA.  MULTITUD DE GENTES OYEN UN SONIDO, Y UN PENSAMIENTO PUEDE CONMOVER EL MUNDO. ASÍ COMO UN GUIJARRO AL CAER EN EL AGUA LEVANTA ONDAS CONCÉNTRICAS MÁS Y MÁS AMPLIAS, AUNQUE MÁS DÉBILES EN RAZÓN DIRECTA DE LA DISTANCIA, ASÍ TAMBIÉN EL PENSAMIENTO VIBRANTE EN UNA MENTE SE EXTIENDE DESDE ESTE CENTRO, LEVANTANDO ONDAS EN LA FAMILIA, LA CIUDAD, LA NACIÓN Y EL MUNDO ENTERO.

FRANZ HARTMANN

Vía la vida una. 

4 comentarios:

Dani Dofinet dijo...

Muy buen artículo Marcos. Nada a decir. Todo está dicho salvo agradecer el mismo.

Abrazos

J. Marcos B. dijo...

Gracias por tu amable visita Dani.

Un abrazo!

Societat Teosòfica dijo...


Sabemos como educar la mente porqué se nos da mucha enseñanza al respecto, tenemos una perfecta noción de lo que es el bien y el mal, pero para llegar a controlar la mente es preciso ascender a niveles causales, y esto no es tarea fácil, porqué para llegar a desprendernos del inconsciente colectivo y romper con su influencia, significa pensar por nosotros mismos, implica dejar de ser quienes somos, libres de todo condicionamiento pasado y presente, de todo cuanto ha contribuido a formarnos hasta el momento presente.

Gracias Marcos es un excelente artículo.

Un fuerte abrazo

Marta

J. Marcos B. dijo...

Gracias por tus bienvenidas visitas Marta.

Un fuerte abrazo.