martes, 18 de junio de 2013

SOLTAR...





El que no suelta, se estanca.
Jean Marc Boyer.


Aquí algo para leer y releer...

Extracto del capitulo V 'KARMA'del libro de P. Pavri: Teosofía Explicada. 
PREG.—Ya que un hombre debe retornar a la tierra una y otra vez hasta que haya agotado todo su karma individual, y puesto que un buen karma arrastra al hombre al nacimiento tan implacablemente como un mal karma, ¿cómo hará él, para cesar de producir nuevo karma y agotar todo el anterior a fin de alcanzar la liberación?

RESP.—Un buen karma creado bajo el pensamiento de recompensas atará al hombre a la tierra, "con cadenas de oro, de manera tan efectiva como un mal Karma lo ata con cadenas de hierro; y si bien podrá él obtener como recompensa kármica las riquezas y brillante posición mundana que le aporten bienestar y felicidad, con todo, sin alguna inspiración o ideales provenientes de su pasado, su vida actual podía ser meramente una de agradables futilezas. El ignorante, en el goce de sus sentidos, no considera un "buen" destino cómo una ligadura; pero el que sabe se da cuenta de que sí lo es y trata de desembarazarse tanto del bueno cuanto del mal destino.

Un deseo nos incita a la acción, es el deseo por el fruto de la acción lo que impulsa al hombre a la actividad, y el goce de este fruto recompensa su esfuerzo. El deseo por el fruto, o el apego al fruto de la acción es, pues; el elemento que ata en karma. A cada acción está ligado su fruto y el deseo es, la cuerda que los ata; quemando el deseo, la conexión queda rota. Y así cuando un ser anhela llegar a la liberación, debe practicar la renunciación de los frutos de la acción, desarraigando, gradualmente dentro de sí, el deseo de poseer cualquier, objeto, para su propio yo separado. Debería no desear sembrar semilla alguna para su propia cosecha; desear solamente sembrar aquella semilla cuyo fruto alimente al mundo. No debería descuidar ningún deber, sino cumplirlos todos a la perfección y permanecer indiferente al fruto que resultare. Entonces todas sus acciones participarán de la naturaleza del sacrificio y los frutos serán generosamente donados para la ayuda de la humanidad. Y así, sin desear ni rechazar objeto alguno, cesa él de engendrar nuevo karma. "Del capullo de la renunciación del Yo, es de dónde brota el dulce fruto de la liberación final".

"Absteniéndose de la actividad no logra el hombre la liberación procedente de la acción". "Al abandonar el fruto de su acción, el hombre armonizado alcanza la eterna Paz; el no armonizado, impelido por el deseo, apegado al fruto, permanece ligado...".

Por consiguiente habrá él de libertarse de toda cadena antigua y cesar al mismo tiempo de forjar nuevas cadenas, y para esto precisa el conocimiento. Mirando retrospectivamente sus vidas pasadas, d hombre habrá de neutralizar las fuerzas que surgen del pasado, oponiéndoles fuerzas iguales y contrarias y extinguiendo su karma por el conocimiento. Deberá, asimismo, encontrarse con las almas a las cuales dañó y pagar sus deudas, cancelando así obligaciones kármicas que de otra manera le estorbarían, retardando su progreso.

4 comentarios:

Societat Teosòfica dijo...

Precisamente no apegarse a los frutos de la acción es algo difícil de realizar, y aunque demos lo mejor de nosostros mismos y sepamos que no debemos esperar resultados, en el fondo siempre deseamos una confirmación para tener la certeza de que somos capaces de ayudar o de cambiar el mundo.
Muchas personas de buena voluntad se desaniman cuando no ven los frutos de su acción de forma inmediata. Pero si creyeran de verdad que nada de lo que hagamos en bien de los demás es inútil. Que toda causa produce unos efectos, no tendrían porqué preocuparse pues en el momento oportuno los resultados saldrán a la luz, aunque quizás no lo veamos en esta encarnación.
Todo servicio realizado desde el alma, siempre produce sus efectos de forma grupal aunque lo hagamos para ayudar a alguien individualment,por lo cual, todas las buenas acciones que podamos realizar cada uno de nosotros, en los niveles internos se funden y unifican produciendo sus efectos en toda la humanidad.

Muchos grupos esotéricos están trabajando para el futuro de la humanidad,(la Jerarquía en pleno) poniendo los pilares que tendrán que sostener la nueva civilización que está empezando a emerger.

Gracias Marcos por recordarnos algo tan importante y que a menudo olvidamos.

Un fuerte abrazo.

Marta

J. Marcos B. dijo...

Muchas gracias por estar Marta!

Un fuerte abrazo.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Si no rompemos esas cadenas, la sangre no puede circular por el interior de nuestro cuerpo nutriendo nuestras células, órganos y huesos... por lo tanto ese efecto da cómo resultado la muerte da vida.
No seamos zombies despertemos y tengamos la valentía de romper para ver i escuchar mejor para poder caminar de forma mucho más flexible.


Gracias.
Un fuerte abrazo.

☼El Rincón del Relax☼ *Beatriz* © dijo...

Un fuerte abrazo, gracias por compartir!