miércoles, 8 de julio de 2009

SER uno mismo...

Bueno..., volvamos a navegar en barcas más tranquilas... Aquí, un cuentito zen que me paso mi hija...y me pareció interesante siguiendo la linea de los últimos post.


EL CHICO DE LAS MULETAS.

Había una vez un país donde todos, durante muchos años, se habían acostumbrados a usar muletas para andar. Desde su más tierna infancia, todos los niños eran enseñados debidamente a usar sus muletas para no caerse, a cuidarlas, a reforzarlas conforme iban creciendo, a barnizarlas para que el barro y la lluvia no las estropeasen.

Pero un buen día, un sujeto inconformista empezó a pensar si seria posible prescindir de tal aditamento. En cuanto expuso la idea, los ancianos del lugar, sus padres y maestros, sus amigos, todos lo llamaron LOCO: "Pero, ¿a quien habrá salido este muchacho? ¿No ves que, sin muletas, te caerás irremediablemente? ¿Cómo se te puede ocurrir semejante estupidez? ¿Cómo puedes ir en contra de nuestra tradición?"

Durante años y años, todos hemos andados perfectamente con esta ayuda. Te sientes más seguro y tienes que hacer menos esfuerzo con las piernas: ES UN GRAN INVENTO...!

Pero nuestro hombre seguía dándole vueltas a la idea, hasta que un día se decidió a ponerle en practica. Al principio, como le habían advertido, se cayó repetidamente. Los músculos de sus piernas estaban atrofiados... Pero, poco a poco, fue adquiriendo seguridad y , a los pocos días, corría por los caminos, saltaba las cercas de los sembrados y montaba a caballo por las praderas. Nuestro hombre del cuento había llegado a ser el mismo.

(Cuento Indio)

12 comentarios:

Myr dijo...

Cómo estas?

Yo ya regresé a casa y paso a darte un abrazo..... eso si, SIN MULETAS!

Aprovecharé no bien pueda también a ir a la playa y disfrutar el Mediterráneo de este lado!

Lili.- dijo...

Guau Marcos! Qué buena historia nos contas! Te dejo mi saludo, como siempre, desde la Bahia y continuaré en este aprendizaje de andar sin muletas, siendo yo misma :0)

jose maria dijo...

Hola Marcos, me gusta este cuento, mucho... a veces me olvido de las muletas y veo que ando¡¡¡
Un fazen

PAZ Y AMOR para todos, sobre todo para ELLOS...

F. J. Zamora dijo...

Penso por si mismo y creyo en el mismo.No tuvo miedo de equivocarse y vio que no era facil el camino que emprendio, pero al final consiguio su meta.
Gracias , un fuerte abrazo amigo.
namaste

Silvia dijo...

Marcos!!:)te mando un abrazo..estuve unos dias desconectada y me alegra volver a leerte!

Bonito cuento y my cierto..pa fuera muletas!!dejalas ir!;)

Paco Alonso dijo...

Un buen cuento
invita a una buena refexión.
Gracias por compartir
un saludo

LOLI dijo...

Es lo que tiene pensar por uno mismo que te llaman loco!!
Cuantos locos sabios ha tenido la historia y tendra...
UN BESAZO

ana dijo...

Hola mi querido amigo. Al final me voy a hacer yoga.

Mi problema es que vivo en un pueblo muy pequeño. Hace tiempo hice tai chi y me gustó bastante, pero al venirme aqui acceder a algunas cosas se complica un poco.

Por cierto la histora del chico de las muletas me ha encantado, como siempre encierra ese mensaje con el que te quedas.

Un beso muy fuerte

Silvia García dijo...

Marcos
Muy bueno el cuento, a veces aunque nos damos cuenta, nos cuesta largar las muletas, nos sentimos más cómodos, o más seguros.
Llegar a ser "Uno mismo" es muy seductor, pero el camino no suele ser fácil, además de aceptar que nos llamen locos.
A mi ahora me está importando menos que me llamen "loca"
Un abrazo

≈♦ Estrellita ♦≈ dijo...

Marcos que bello mensaje nos deja tu cuento, ser uno mismo y sobre todo respetar a los demas para ser respetados,un besito y buenas noches

Andy dijo...

si el miedo a dejar de depender de algo oalguien no nos deja ir mas alla.
un beso

Maribel dijo...

Hola Marcos,

me ha gustado tu blog, que razón tiene el cuento con el tema de las muletas. Muchas veces es mucho más sencillo seguir como estás que intentar hacer algo para mejorar, aunque te tachen de loco.

Me he guardado el corazón de la buena suerte, muchas gracias.

Un saludo,

Maribel.