lunes, 23 de febrero de 2009

PERDONAR, SANA...

EL RESENTIMIENTO NOS ata al pasado impidiendo que disfrutemos el presente; cuando guardamos rencor por alguien que nos haya hecho algo o que nosotros creemos que nos hizo daño, le estamos dando a ésa persona un poder sobre nosotros, que por lo general, el no solicitó.


Examinar nuestros recuerdos con compasión y comprender que ésas situaciones dolorosas de nuestro pasado, aunque desagradables, nos dejaron una gran enseñanza y nos hicieron ver y pensar sobre las cosas de otra manera.


Vivir el presente y entender que el tiempo no retrocede es una regla para sentirse libre y disfrutar de cada momento que nos regala la vida.

Elias Benzadon


EL PERDÓN,


Extracto de un texto que encontré en este enlace:


http://www.actosdeamor.com/elperdon.htm


Un rayo de luz para el alma.


El acto de perdonarse a sí mismo cambia la energía y las estructuras físicas de tus células y de tu ADN. La culpa es una emoción muy poderosa, misma que nos empequeñece. La culpa en sí, por decirlo de alguna manera, cierra los sistemas de energía de tu cuerpo y por lo tanto disminuye y, en casos extremos, bloquea el flujo de la Energía y el Amor Divinos hacia todo el cuerpo. Como cada una de tus células tiene conciencia, ellas también pueden llevar la esencia y la energía de la culpabilidad dentro de ellas, lo cual hace a su energía más densa. Con esta energía más densa fluyendo a través de todo nuestro cuerpo y en los núcleos mismos de las células, las enfermedades con las que han trabajado ustedes en su lucha por lograr el crecimiento espiritual y la luz, dejan un residuo. Esto sucede aunque ustedes piensen que han sido curados. Este residuo que permanece en el cuerpo debido a que ustedes no saben perdonarse a sí mismos actúa como un anteproyecto para la creación de la misma enfermedad o de una similar. Es posible, sin embargo, que este anteproyecto de energía densa pueda migrar de una parte del cuerpo a otra.


El perdón es el aspecto más importante de su crecimiento espiritual, y es el perdón de uno mismo lo que les da a ustedes la llave para lograr la luz de sus almas. Cuando van a ver a un sanador o a un doctor, en esencia están tomando parte en la práctica del auto-perdón. Esto es así porque la sanación activa libera energías que se habían solidificado dentro de su aura, y la sanación se lleva a cabo con base en una decisión –ya sea consciente o inconsciente- de perdonarse a ustedes mismos o a otra persona.


Mas aclaraciones, ir al link mas arriba.


«El perdón es un acto propio de personas que han llegado a una auténtica madurez» Jean Piaget


Paz par todos. Marcos.

7 comentarios:

estoy_viva dijo...

Lo tengo muy dificil de perdonar es demasiado reciente y mis recuerdos son muy doloros, espero algun dia poder perdonar, no tener rencor, se que me esta haciendo daño pero no encuentro la manera de librarme de ellos.
Con cariño
Mari

jose maria dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, una vez leí esta frase que se me quedó grabada en la memoria de mis alma:
"El perdón es la venganza de las personas buenas."
Gracias por recordármelo, soy torpe y a veces me cuesta perdonar...

PAZ Y AMOR para ti, para todos...

J. Marcos B. dijo...

Es tan bonito saber perdonar de Verdad...

El perdón me ha dado mucho siempre y nunca lo vi como una venganza, cuesta es cierto, pero bueno, esta claro que libera, da una Paz segura e inmediata y, mucha fuerza.

Un abrazo. M.

LOLA dijo...

A mi no me cuesta perdonar pero hay cosas que sí sobretodo cuando se me han hecho de pequeña,pues no entiendo como se puede dañar a los niños pues marcan para siempre en la edad adulta sobretodo cuando vas creciendo y ves...da igual,ojala pudiera perdonar y seguir adelante.Un beso amigo

Nano dijo...

la verdad es que no podia esperarlo gracias por el regalo

estoy_viva dijo...

Si entro es por aprender a canalizar los problemas que tengo, leyendo quiero intentar cambiar mi perfección de lo que me esta sucediendo de poder liberarme del daño que tengo y que deseo dejar escapar.
Con cariño
Mari

Tendencia Vital dijo...

Marcos: aquí me encuentras, buceando con placer entre tus tesoros. Abrazo