domingo, 1 de septiembre de 2013

ENTREGATE A TU MAESTRO INTERIOR...




Entrégate con amor a tu Maestro interior 
y Él te abrirá puertas insospechadas...



Poco a poco, cuando uno se entrena -sin esfuerzo particular, sino más bien con Amor- en acallar su mente, domándola por ejemplo estando en cada acto de su presente y cuidando la raíz (el pensamiento), en un primer paso, logra sentir la Paz interna. Luego, cuando la situación lo hace necesaria, se escucha y se siente un susurro, una voz amiga, llena de amor y dulzura pero también desapegada diría, es como que -a la vez que es todo amor- no le importara si vas a escucharla o no... Es difícil de transmitirlo por escrito. Dicha Voz, solo da una o dos palabras, a veces tres. En mi caso siempre son pocas las palabras que recibo para guiarme: Si y No son las principales, luego hay otras como: sigue, observa, ve, hazlo, levántate, acuéstate, camina, siéntate, bebe agua,  ... y muchas otras, pero van así, sueltas y llenas un profundo significado y son de Gran ayuda...

El Si y el No siempre se acompañan de un sensación en mi cuerpo, como un cambio químico. El Si se acompaña de un bienestar y a veces de un pinchazo en el corazón como cuando nos enamoramos, y el No se acompaña de un no estar diría..., o a veces de un pinchazo en el vientre o un peso en los hombros. En fin, así lo siento personalmente.

Cuando uno acostumbra a vivir obedeciendo a dicha Voz, se va dando cuenta a la larga de que todo va cada vez mejor en su vida. De que su vida se dirige hacia lo que en el fondo siempre ha deseado sin saberlo, y la felicidad va in-crescendo. También descubre que lo más importante ya no es solo uno mismo, sino más bien abrirse a una entrega espontánea al servicio y ayuda de la humanidad desde su propia capacidad y don personal.

Por eso querid@ amiga@, no lo dudes, prueba entregarte, relajarte y escuchate, y serás bendecido, feliz y útil...  

Un fuerte abrazen a tod@s.

Jean Marc Boyer




11 comentarios:

Somos completos dijo...

Que bonito escrito. En ocasiones yo tambien siento este tipo de intuiciones, reconozco que cuando hago caso me va mejor, Que bien descrito.. Gracias por compartir..

J. Marcos B. dijo...

Gracias a ti por estar 'Somos Completos'.

Un fuerte abrazo.

Rosa M Canton P dijo...

Me encanta tu blog y me ha gustado mucho esta entrada. Creo que sin darme cuenta he desconectado hace mucho de mi maestro. O almenos, no estoy tan conectada como antes. Tu post me ha servido mucho para recordar que debo conectar de nuevo. :) Namasté!

Dani Dofinet dijo...

Sinceras reflexiones de alguien que mantiene una buena relación con su mejor amigo, su auténtico ser.

Un abrazo

J. Marcos B. dijo...

Siempre le digo al Ser que quiero ser Él, que me guíe, que tome el mando las 24H. Poco a poco lo estamos logrado.. :)

Gracias por tus amables visitas amigo Dani :)

Un fuerte abrazo!

J. Marcos B. dijo...

Cuando el silencio cae sobre nosotros, podemos oír la voz de los dioses, indicándonos, en la apacible luz de la ley divina, el verdadero sendero a seguir.

Compilaciones de HPB, visto en el blog de Dani:

http://elreposodelalma.blogspot.com.es/2013/09/gemas-de-oriente-hpb-septiembre.html

Societat Teosòfica dijo...

La Voz del Alma puede ser firme, incluso a veces puede ser severa cuando algo no hemos hecho bien, pero siempre está llena de ternura y comprensión.
Esta es la Voz de la Consciencia de la que tanto se habla en Teosofía y como tu mismo has transmitido en tu sencilla y amorosa reflexión.

Gracias Marcos

Marta

J. Marcos B. dijo...

Como de costumbre, es un placer verte por aquí Marta.

Gracias por tus palabras.

Un fuerte abrazo.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Gracias Marcos,

Cuando suena la música de la Voz interior no debemos renunciar.


Un abrazo.

J. Marcos B. dijo...

Claro que no Olga! adelante, siempre adelante :) Muchas gracias por tu palabras. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana!

J. Marcos B. dijo...

Gracias por tus palabras Rosa, para volver a escuchar nuestro Maestro Interno, solo basta en hacer silencio y calmarnos. Siempre esta ahí, en humilde esperar de que por fin nos callemos un poco... Un fuerte abrazo.