domingo, 17 de marzo de 2013

¿CUAL ES MI PROPOSITO EN LA VIDA...?



Cuando uno se hace tal pregunta, en general se queda en blanco… Después empezamos a generar pensamientos, si, generarlos,  es decir que es nuestra mente inferior que empieza a querer dar sus soluciones mezclando los datos que tiene de esta presente vida y nos da una especie de respuesta, y en general es una respuesta que pinta bien, algo que le gusta a nuestro ego, pero sabemos, sentimos que 'eso', no es… 



Algun@s pensamos que hemos venido para una misión importante, y puede que si, otros no saben bien, otros ni piensan en estos temas, nunca se preguntan nada, cuando casi siempre es  simplemente corregir unas malas tendencias, unas actitudes penosas, unos apegos, y eso -según mi humilde sentí-entender- es lo verdaderamente importante y el verdadero propósito por el cual hemos venido a esta vida, y cada vida siendo una nueva oportunidad de mejorarnos.



Si nos apoyamos en los 7 pecados capitales, analizándonos seriamente y también amorosamente,  podemos ver relativamente bien y fácilmente donde fallamos, y por lo tanto donde  debemos esforzarnos. Todos tenemos algo que mejorar, sino no estaríamos aquí, ni yo escribiendo, ni tu leyendo... A algunos les queda pocas cosas, a otros muchas. Da igual, lo principal es verlo, y como se dice: cuando una va al medico, ya esta curado al 50%, ayúdate y el Cielo te ayudara...


Los Siete Pecados Capitales son:



  • Lujuria
  • Gula
  • Avaricia
  • Pereza
  • Ira
  • Envidia
  • Soberbia (Vanagloria, Orgullo)



Son llamados capitales porque generan otros pecados, otros vicios como por ejemplo: la Mentira...



‘’Un vicio capital es aquel que tiene un fin excesivamente deseable, de manera tal que en su deseo, un hombre comete muchos pecados, todos los cuales se dice son originados en aquel vicio como su fuente principal. […] Los pecados o vicios capitales son aquellos a los que la naturaleza humana caída está principalmente inclinada. ’’ 



Tomás de Aquino


Cuando uno fue lo suficientemente Valiente como para analizarse sin tabúes ni mascaras, ahí en el núcleo de su existencia, y descubrió sus tendencias, y es capaz de aceptarse tal como es, en ese preciso momento  ya puede empezar a trabajar los valores de las virtudes opuestas, virtudes que le llevaran a una vida mucha más equilibrada y fácil de llevar, creando a cada paso un Karma digamos, más neutral.



Las Siete Virtudes son.

  • Castidad: Comportamiento voluntario a la moderación y adecuada regulación de placeres y/o relaciones sexuales, ya sea por motivos de religión o social. No es lo mismo que abstinencia sexual.
  • Templanza: Moderación en la atracción de los placeres y procura el equilibrio en el uso de los bienes creados. Asegura el dominio de la voluntad sobre los instintos y mantiene los deseos en los límites de la honestidad.
  • Generosidad: Hábito de dar y entender a los demás. En momentos de desastres naturales, los esfuerzos de la ayuda son con frecuencia proporcionados, voluntariamente, por los individuos o los grupos que actúan de manera unilateral en su entrega de tiempo, de recursos, de mercancías, dinero, etc. La generosidad es una forma de altruismo y rasgo de la filantropía, como puede verse en las personas anónimas que prestan servicios en una Organización sin ánimo de lucro.
  • Diligencia: Es el esmero y el cuidado en ejecutar algo. Como toda virtud se trabaja, netamente, poniéndola en práctica; significa cumplir con los compromisos, no ser inactivo, no caer en la pereza, proponerse metas fijas y cumplirlas en su tiempo, poner entusiasmo en las acciones que se realizan.
  • Paciencia: Actitud para sobrellevar cualquier contratiempo y dificultad.
  • Caridad: Empatía, amistad.
  • Humildad: Es la característica que define a una persona modesta, alguien que no se cree mejor o más importante que los demás en ningún aspecto; es la ausencia de soberbia. (Fuente Wikipedia)


¡Feliz trabajo a tod@s!



J. Marc Boyer.











9 comentarios:

Dani Dofinet dijo...

Todos tenemos en cierta manera mayor o menor parte de esos 7 pecados, sino como bien dices no estaríamos aquí.

A unos nos cuesta mas superar los de un tipo. A otros los de otro. A algunos todos. A pocos o nadie, ninguno. Pero esa es parte de nustra labor de perfeccionamiento.

Gracias Marcos. Buena entrada.

Abrazen

J. Marcos B. dijo...

Pues si Dani, así lo veo y pensé que vendría bien recordarlo.

Gracias por estar y acompañarme en este blog.

Un fuerte abrazen, Marcos.

Societat Teosòfica dijo...

Pues si Marcos, nos has dado trabajo para meditar.
Descubrirnos a nosotros mismos y aceptarnos tal como somos, ya es un mérito. Pero saber cual és el propósito de nuestra alma, el porqué hemos encarnado ya es más difícil. Ahora nos viene el verdadero trabajo.
Todos venimos a este mundo cargados con nuestro saquito más o menos lleno de resíduos karmicos que hemos acumulado en anteriores encarnaciones. Algunas de estas tendencias las empezaremos a trascender o quizás lo haremos de forma definitiva, pero es bien seguro que poco o mucho aún le seguiremos añadiendo algo más,
aunque las lecciones aprendidas nos serviran de mucho para no volver a caer en los mismos errores.

Gracias Marcos por este planteamiento que nos hace introducirnos en nuestras consciencias.

Un fuerte abrazo

Marta

J. Marcos B. dijo...

Gracias a ti Marta por tus palabras de apoyo a este post.

Un fuerte abrazo.

Marcos.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

El 7 es un número karmico...
Procedamos a una revolución y proyectemos sus virtudes.


Un abrazo.

Rosa M Canton P dijo...

Genial el post. Ni siquiera conocia la existencia de las 7 virtudes. Me las apunto bien. :)

Rosa M Canton P dijo...

Genial el post. Me ha gustado conocer las 7 virtudes. Y cual es mi sorpresa cuando siento mas en mi las virtudes que los pecados. No vamos mal... jeje :)

Marcela Oromì dijo...

Y en el camino estamos tratando de superar-nos, liberando todo lo que no nos corrija.Fluir sin carga. Mas livianos.
Bellísimo trabajo. Un honor leerte siempre!

J. Marcos B. dijo...

el honor es mio querida Marcela :) Muchas gracias por tu visita y palabras.

Un fuerte abrazo de paz.

J.Marc