domingo, 13 de septiembre de 2009

DIOS vive en el PRESENTE...


SOLO DANDO LAS Gracias a Dios por lo que YA tenemos, Amándonos a nosotros mismos, dando amor a otros, abrazos, sonrisas, besos, caricias; entregándonos y aceptando lo que hay tal como es, pidiendo perdón por lo errores cometidos, podemos alcanzar la Verdadera Paz interior y seguir caminando hacia lo que nos propongamos plan zen...

No es ni necesario perder nuestras energías en pedirle cualquier cosa a Dios. EL sabe lo que necesitamos...esta ahí intrínsecamente en nosotros en cada instante, a cada paso, en el núcleo de cada átomo que compone nuestro cuerpo y todo el Universo, ¿como no lo va a saber? ...

ÉL no esta en el pasado, ni en el futuro, solo está en lo que Más Importa: en el Aquí-Ahora; porque como bien sabemos, es aquí y ahora que creamos el futuro, por lo tanto, luego, nuestro pasado... Lo único que ocurre es que demasiadas veces no confiamos en dichas intuiciones o señales que ÉL nos da. Más bien siempre intentamos darles la vuelta para evitar de cumplir con ellas, y en general, es por vagueza, desconfianza en uno mismo o miedos absurdos, más que otra cosa...

A Dios le gusta ocuparse en ayudar a crear lo que esta AHORA vibrando en nuestro corazón. ÉL crea constantemente, no para de crear..., siempre esta en ello. Crea conexiones entre nosotros, porque somos UNO; crea vida en todas partes y la mantiene en cada instante en nuestros cuerpos y en todos los seres vivos, crea y crea sin tregua...no tiene tiempo de estar en historias pasadas o futuras...

Si pensamos en algo y que Vibra en nuestro corazón a diario, es que lo estamos anhelando, y ÉL ayudara a crearlo, sea algo bueno o malo... Entonces, ¿para que albergar cosas inútiles, tontas, malas, pasadas o futuras en nuestro cerebro?... ¿No seria mejor y más útil saber claramente lo que queremos antes y dejarnos guiar en cada instante escuchando nuestras intuiciones y señales con Fe, plan Zen...?


...Solo era un pensa-siento más ... :) .Marcos.


Me gusta añadir aquí un pequeño extracto que acaba de mandarme mi amigo Antonio C. de Sevilla increíblemente justo antes de darle a "publicar"e irme a la playa... de lo que nos cuenta La Abuela Margarita, curandera y guardiana de la tradición Maya publicado en "La Contra", diario La Vanguardia, (mil gracias Antonio) :

Hay muchos creyentes que ruegan a Dios, y Dios no les concede.

Porque una cosa es ser limosnero y otra, ordenarte a ti mismo, saber qué es lo que necesitas. Muchos creyentes se han vuelto dependientes, y el espíritu es totalmente libre; eso hay que asumirlo. Nos han enseñado a adorar imágenes en lugar de adorarnos a nosotros mismos y entre nosotros...


¡¡Hasta pronto amig@s, un gran abrazo zen, y Namasté!!

9 comentarios:

Flor dijo...

Me gustó mucho leerte. Voy a intentar (ya lo intenté muchas veces) llenar mi cabeza solo de cosas buenas pero las malas, las pequeñezes no se van!!

Un gran abrazo zen también para ti.
Gracias
Flor

F. J. Zamora dijo...

Claro que si amigo mio.
Pedimos a Dios fuera de nosotros pero Dios esta en nosotros, en cada uno de nosotros.
Meditando escuchamos a dios y dios nos escucha.
Me ha encantado tu frase de que dios crea constantemente en el ahora.
Un saludo amigo zen.
Namaste

LOLI dijo...

...no tiene tiempo de estar en historias pasadas o futuras...
Me ha encantado esta parte.
Tienes razón hay que dar las gracias,creo que mucha gente que pide cuando se le concede se olvida de darle las gracias.

UN BESAZO GRANDE
NAMASTÉ

Sailor© dijo...

Amigo pienso y siento que es maravilloso que también participes junto a muchos más en incentivar la Unidad.

Abrazos!

Paco Alonso dijo...

Excelente post..intentaré lo que propones

cálido abrazo

Olga i Carles dijo...

Claro qeè sí!
Hay desprederse de las imàgenes y todos los dogmas de una vez, y ser libres.
Solo la libertad de mente y corazón
es importante para realizarnos y concedernos todo lo necesàrio.

Olga i Carles dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
amor y libertad dijo...

La confianza es el secreto de todo

J. Marcos B. dijo...

"Confía en Alá, pero antes ata el camello". Me gusta este dicho sufí, pero no sé quién o qué es el ca­mello. Queda claro que Dios no puede hacer nada si no te mueves... En Ocicdente trabajan como locos, todo es acción, en Oriente todo es Dios, Alá es grande... y me lo dará todo..., por eso se quedan en la inacción. El camino del medio, es el camino.