viernes, 29 de mayo de 2009

UNIR la MEDITACION al ACTO...

Estoy de viaje, pero os deje esta entrada preparada. A mi vuelta os contestare y pasare a leeros en cuanto pueda, hasta pronto amig@s!! Un gran abrazo zen.


GURDJIEFF RELATA QUE:

Cuando mi padre se estaba muriendo, yo contaba sólo nueve años. Él me llamó para que me acercara a su cama y me susurró al oído:

- Hijo mío, no te puedo dejar mucho, no es cosas mundanas. Pero tengo algo que comunicarte, algo que mi padre me dijo cuando estaba en su lecho de muerte. A mí me ha ayudado tremendamente, ha sido mi tesoro. Tú eres todavía mu joven, quizás no entiendas lo que te voy a decir, pero guárdalo, recuérdalo. Un día, cuando seas mayor, quizás puedas entenderlo. Se trata de una llave: abre las puertas de grandes tesoros. Gurdjieff, por supuesto en ese momento no pudo entenderlo, pero aquello cambio toda su vida. Y su padre le dijo algo muy sencillo.

Dijo:

-Cuando alguien te insulte, hijo mío, dile que por veinticuatro horas meditaras sobre ello y después volverás y le responderás.

Gurdjieff no podía creer que aquella fuera una llave tan maravillosa. No podía creer que: "Esto es algo tan valioso que haya que recordarlo." Y a un niño de mueve años se le puede perdonar... Pero se le quedo grabado, no pudo olvidarlo. Cuando recordaba a su padre, recordaba lo que le había dicho.

Y Gurdjieff cuenta que:
" El meditar en ello durante veinticuatro horas me ha aportado las más grandes percepciones sobre mi ser. A veces encontraba que el insulto era correcto, que eso es lo que yo soy. Así que iba a la persona y le decía: "Gracias, tenias razón. Lo de ayer no fue un insulto, fue la mención de un hecho. Me llamaste estúpido. LO SOY."

"O algunas veces sucedía que meditando veinticuatro horas llegaba a saber que aquello era una mentira absoluta. Pero cuando algo es mentira, ¿por qué ofenderse? Así que ni siquiera iba a decirle a la persona que aquello era mentira. Una mentira es una mentira. ¿Para que molestarse?...

Poco a poco, observando, meditando Gurdjieff fue haciéndose más y más consciente de sus reacciones, dejando de un lado las acciones de los demás.

Extracto del Libro de la Sabiduría de Osho.

Gurdjieff: Filosofo y escritor de origen caucásico, 1877-1949.

14 comentarios:

Dilman dijo...

Muy ejemplificante este texto que presentas. Mediante la meditación dejamos de ser reactivos y pasamos a ser activos, alcanzamos nuestro verdadero centro y no nos confundimos con el falso centro que la cultura ha diseñado para cada uno de nosotros. Mediante las palabras y los estados de ánimo de los demás somos fácilmente manejables, pero basta que nos demos cuenta de lo que hay en nuestro interior y ya nadie más podrá manipularnos.
Que tengas un feliz viaje y tus actividades que se le relacionen vayan de lo mejor. Gran saludo amigo Marcos!

~¿si él=Sol, io=Andròmeda?~ dijo...

♦^^¡Bravo a ese padre! y a ¡voce claro! ¡Bellisimo consejo sobre meditar! Para no actuar por impulso!, etc... ¡Gracias eternas! Att. vuestra: Odi^^♣

Myr dijo...

Te dejo un abrazo bien meditabundo y
nos comunicamos cuando puedas. Yo ya estoy de regreso.

Espero que a ti te haya ido bien en tu viaje o te este llendo, si a{un no has regresado.

Abrazos

≈ Estrellita ≈ dijo...

esta muy linda tu entrada, espero todo salga bien en tu viaje hasta pronto amigo,te dejo un besito y te deseo un lindo fin de semana

Alma Mateos Taborda dijo...

Wowwwww qué magnífica historia y qué valiosa! Sorprendente , me ha hecho pensar en el valor de este mensaje tan sabio. Felicitaciones y un abrazo a la distancia. gracias por dejar la puerta abierta. Volveré.

Andy dijo...

cuando nos dicen algo que no es verdad, simplemente no lo tomamos y como dices reflexionar si es cierto, que puedo hacer?
un beso

jose maria dijo...

Querido amigo Marcos, "mensaje recibido", esperaré y veremos...

PAZ Y AMOR para todos, sobre todo para ELLOS...

Cynthia dijo...

Besos muchos...
siempre me abrazo a tus escritos y los pongo en práctica... no sabes lo que me ayudas.

muak
cariños.

Silvia García dijo...

Hermosa reflexión nos has dejado Marcos, si esto lo pusiéramos más en práctica cuantos dolores no evitaríamos.
Que tu viaje concluya con éxitos y placer, te esperamos.
Un abrazo

ELSIE dijo...

Creo que todos tenemos un padre así, en muchos casos se llama TIEMPO “el que trae la madurez”. Es el que llega después de que “el guerrero que llevamos dentro” descubre que ya no quiere luchar. No necesita atacar, reaccionar ni defenderse, porque no hay quien ataque ni ofenda.
Me encantó este gran
relato de Gurdjieff.
Un beso, y que disfrutes de tu viaje.

Darilea dijo...

Hola, un besito.
Pensé que ya había comentado este post, y si lo hice no ha salido mi comentario.
Me gusta leer a Osho, ahora tengo un libro pendiente en mi librería.
Hay que meditar mucho ante situaciones complicadas y esta sería una de ellas, si todos lo hicieramos la vida sería distinta.
:-)

LOLI dijo...

Precioso!!
Mi padre me dejó un dicho que entonces no entendí pero cuando me di cuenta me enorgullecio ya que no tengo muchos recuerdos de el,decia así:
-NO HAY MAYOR ENEMIGO QUE TU MEJOR AMIGO.
Cuanta razón!!
UN BESAZO.

Julia dijo...

Me ha gustado mucho leer este texto,y a partir de hoy lo tomaré como ejemplo , intentaré meditar 24 horas y reflexionar antes de tomar decisiones que puedan afectarme animicamente. Un saludo.

vicky dijo...

Precioso como cuentas esta historia,un padre ejemplar a veces no tenemos lasuerte de tener que nos dén esos consejos maravillosos,pero seguiré ese consejo de ese padre,gracias mi niño por compartir ,te seguirévisitando para seguir aprendiendo.Con cariño Vicky