martes, 17 de marzo de 2009

DEJA QUE TE SALPIQUEN LOS COCHES...

ME GUSTA LA idea de dejar jugar a mis hijos libremente -bajo mi supervision por si acaso, claro- pero libres, que se ensucien que vuelvan a casa hecho un trapo, me da igual..., me gusta verles disfrutar, correr en la playa en el campo persiguiendo mariposas, saltamontes o lo que sea...


QUE SALTEN EN LOS CHARCOS, que disfruten y no pierdan NUNCA el brillo en sus ojos, eso quise siempre.... ¡¡LIBERTAD!!


marcos.


Osho nos cuenta, siguiendo el post anterior:


Nadie le permite a sus hijos bailar, cantar, gritar y saltar. Por razones triviales -quizás pueden romper algo, quizás se les moje la ropa con la lluvia si corren en el exterior-, por pequeñas cosas se destruye por completo una gran cualidad espiritual: la alegría.

El niño obediente es elogiado por sus padres, por sus profesores, por todo el mundo, y el niño juguetón es censurado. Sus ganas de jugar podrían ser totalmente inofensivas, pero es censurado porque existe un peligro potencial de rebelión. Si el niño continúa creciendo con total libertad para ser juguetón, acabará siendo un rebelde. No será fácilmente esclavizado; no le podrán reclutar fácilmente en un ejército para destruir gente, o para que le destruyan.

El niño rebelde se convertirá en un joven rebelde. Entonces no podrás obligarle a que se case; no podrás obligarle a aceptar un determinado empleo; no se le podrá ser obligar a satisfacer los deseos incompletos, y los anhelos de sus padres. La juventud rebelde seguirá su propio camino. Vivirá su propia su vida de acuerdo a sus a sus deseos más íntimos, no de acuerdo a los ideales de otra persona.

Por todas estas razones, se sofoca su capacidad de jugar, se aplasta desde el principio.

Nunca se le da una oportunidad a tu naturaleza. Poco a poco empiezas a cargar con un niño muerto en tu interior. Este niño muerto en tu interior destruye tu sentido del humor: no puedes reírte totalmente, con todo tu corazón, no puedes jugar, no puedes disfrutar de las cosas pequeñas de la vida. Te vuelves tan serio que tu vida, en vez de expandirse, comienza a encogerse.

La vida debe ser, en cada momento, una creatividad preciosa. No importa lo que crees, podrían ser sólo castillos en la arena, pero todo lo que haces debería salir de tu capacidad de jugar y de tu alegría.

The Rebellious Spirit, Capítulo #17

5 comentarios:

GIANNI dijo...

VIVA LA LIBERTAD !!!
Para hacer y deshacer...siempre respetando a los demás !
Un saludo
Gianni

LOLA dijo...

...O QUIZÁS SE ENSUCIEN LA ROPA,QUE HORROR!!que despues no se van las manchas,eso lo he oido y visto yo un montón de veces,que penita tenian en la cara esos niños ,a mis hijos tambien los he dejado moverse(aunque yo tuviera miedo de que se cayeran y los tres tienen marcas de cicatriz de las caidas)pero me aguantaba las ganas de decirles estaros quietos!y en casa...jajajaj todo lo que se ha roto lo he roto yo:)y oye no es porque sean mis hijos pero siempre me han dicho"¿cómo haces para que te hagan caso a la primera?"PUES SERA PORQUE CUANDO HAN TENIDO QUE JUGAR HAN JUGADO?
UN BESAZO CORAZÓN ,ME VOY DE FIESTA!!

roxana dijo...

Con tanta alegria descubren la vida!!!!!!!!!!!!!!!! y en vez de permitirselo y disfrutar de ello, tratamos de domesticarlos para que den menos trabajo!!!!
para que los trajimos a este mundo, si ellos no lo pidieron... entonces porque no dejarlos ser!
y hacer! y descubrir! y elegir! y mucho mucho mas. Me encanta que puedas hacerlo con tus hijos con conciencia total
Un gusto y un abrazo

J. Marcos B. dijo...

Si Gianni, Viva! y siempre respetando los demás, por supuesto. Gracia por tu visita, iré a verte cuando pueda...

Lola, que se ensucien, para esto esta la lavadora. La gente que impiden a sus hijos moverse hacen de ellos unos frustrados. Un placer verte aquí como siempre, eres un Amor de Madre.

Roxana, como siempre gracias por tus visitas constantes, y si, dejemosle LIBRES, bajo nuestra vigilancia consciente, claro.

Un abrazo a tod@s! marcos.

estoy_viva dijo...

Ahora comprendo mi rebeldia desde hace muchos años, no seguir las pautas que dictaron para mi, querian encasillarme pero no era lo que yo queria, para todos siempre fui y lo sigo siendo una rebelde porque siempre me he buscado por mi misma mi propia camino.
Los niños hay que enseñarles a ser independientes.
Con cariño
Mari