domingo, 4 de octubre de 2015

LORO INTELECTUAL...


No seas sólo un loro Intelectual.

Según R. Pascale Provost, la palabra 'Intelectual' fue inventada para designar ese malestar propio de él. 

Es cierto que la mayor parte de nosotros los humanos, pensamos que somos el intelecto, cuando en definitiva, es solo una parte de nuestro mundo mental, y ocupa un lugar inferior.

Ocupa ese lugar porque es esencialmente analítico. Es como un ordenador digamos. Ejecuta. Es sin lugar a duda muy útil, es el instrumento de la cultura, del conocimiento del entorno, la primera consciencia. Pero hay que devolverle su justo valor de ejecutivo y debe ser disciplinado, orientado, limpiado, y reposado como buena herramienta que es. El intelecto no tiene relación ninguna con el Alma, de ahí nace 'el sentimiento de soledad'. Al no ser domado, el intelecto destruye progresivamente la posible conexión con el Yo superior, el único enlace viable para tener una vida plena y armoniosa. El intelecto, si lo dejamos a sus anchas, tiene 'arte' hasta para auto-destruirse, para hacernos caer en depresión o complaciéndose en el orgullo presumiendo demasiado de sí mismo...  

El intelecto no es más que un elemento repetitivo en el plano horizontal de las cosas aprendidas y ello, en cualquier actitud. De ahí la gran importancia en controlarlo cuanto antes y por lo tanto, estar por encima de uno mismo en una actitud y observación vertical para transcender y fluir, siendo positivo, controlando pasiones y demás aceleraciones de dicho intelecto. Sólo en el cruce de lo vertical y de lo horizontal encontramos al Alma que por su 'vínculo de amor magnético' como lo llama Pascale, nos hace sentir que somos mucho más...

Feliz día zen.

Marcos.












4 comentarios:

Societat Teosòfica dijo...


La mente muy desarrollada intelectualmente es orgullosa y acostumbra a levantar un muro de separatividad entre ella y lo demás. tu mismo lo has dicho.

Sin embargo el intelecto es el eslabón que nos permite acceder a la intuición, es el que pone la primera piedra en la construcción del Puente de Arcoiris, el Antakarana. El intelecto nos permite acceder a todos los subplanos del plano mental hasta unirnos al superior, a la mente abstracta.
En esta etapa se impone la renuncia del puente que hemos construido con todos los conocimientos adquiridos y aunque sean espirituales, ya no tienen cabida en una mente intuitiva. Una vez hemos dado el paso definitivo hacia el plano superior, el puente desaparece.

Así es como debería ocurrir con todo lo que hemos trascendido, porqué no podemos " poner vino nuevo en odres viejos ". Esta es la Ley que nos rige y que si queremos avanzar no podemos eludir.

Gracias Marcos .

Un fuerte abrazo

Marta

J. Marcos B. dijo...

Muy cierto Marta, es el primer peldaño, sin él, nada ocurriría. El tema es no quedarse perdido en la mente concreta... y dar el paso hacia la abstracta sin dudar.

Te agradezco mucho tu mensaje y recordar el tema del puente.

Un fuerte abrazo.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Primer peldaño que transforma y transmuta a través de la humildad.

Un Abrazo.
Gracias.

J. Marcos B. dijo...

Un fuerte abrazo Olga i Carles, gracias por tu visita y comentario :)