sábado, 18 de octubre de 2014

EL ALTO IDEAL...




El Alto ideal, transformador de nuestras pulsiones instintivas 


"Los instintos son unos poderes de vida formidables. Si tratamos de reprimirlos, o bien no lo logramos y nos agotamos en esta lucha, o bien lo conseguimos, lo que no es mejor porque secamos dentro de nosotros las fuentes de la vida. Así pues, ¿cómo dominar esos instintos? Alimentando un alto ideal, porque éste es el mejor transformador de las energías. En cuanto ponemos un ideal muy elevado en nuestro corazón, en nuestra alma, nuestras energías se ven obligadas a pasar por él, y él se encarga de darles otra dirección, una dirección hacia arriba.

¿Os preguntaréis mediante qué proceso se produce esta transformación? No es necesario saberlo. Cuando comemos, no tenemos necesidad de conocer el detalle de las transformaciones que se están produciendo, en la boca primero, y luego en el estómago y en los intestinos, pero sentimos que hemos recibido fuerzas. Lo mismo sucede con el alto ideal: si lo sostenemos con nuestros mejores pensamientos, con nuestros mejores sentimientos, con nuestros mejores deseos, transforma nuestras pulsiones instintivas, y las energías producidas por esta transformación sostienen, a su vez, nuestra vida psíquica, nuestra vida espiritual... y nuestra vida física también, porque en nosotros nada está separado."


Omraam Mikhaël Aïvanhov



Gracias Alejandro Widerker

2 comentarios:

Dani Dofinet dijo...

Un buen artículo y una reflexión muy acertada Marcos. No hay que reprimir sino transmutar y trascender.

Un fuerte abrazo

Societat Teosòfica dijo...

Los instintos son como caballos salvajes y para poder domarlos hay que hacerlo con cariño y no con amenazas o represiones.
Yo también creo que para hacer sumisos a nuestros instintos y elevarlos a una condición superior, la mejor manera consiste en poner nuestra atención en otra dirección e ir mucho más allá de nuestro yo personal.

Gracias Marcos

Un fuerte abrazo