miércoles, 26 de febrero de 2014

ARREPENTIMIENTO, ACEPTACIÓN Y PERDÓN…




El Verdadero Arrepentimiento, seguido de una total aceptación y perdón hacia uno mismo y los demás, permite el renacimiento de las oportunidades.

Muchas veces pensamos que Dios -o como queramos llamarle- nos ha abandonado… En realidad y como ya muchos sabemos, el famoso Dios está en todos nosotros, ahí tan cerca que se nos olvida demasiadas veces…, y solo es cuando vibramos en verdadera sintonía con la comprensión y aceptación total de dicho error cometido en el pasado que se transforma el oscuro fango en el cual estamos hundidos, en un claro y bello cielo abierto lleno de esperanzas.

Solo es cuando hemos comprendido el por qué de los errores cometidos, y tras aceptarlos, y sentido el perdón en cada célula de nuestro cuerpo, que por fin aparece una nueva puerta de salida, pero no antes...;  recordando que en el núcleo del verdadero, puro y sano arrepentimiento, no hay absurdas contiendas, autoengaños, escondites ni paripés, solo hay pureza y una absoluta humilde sinceridad al menos hacia uno mismo en un principio. 

La perdida de un trabajo, una separación, incluso una enfermedad es en general algo positivo que nos negamos a ver en un principio. Que nos guste o no, es el resultado de nuestras acciones pasadas. Algunos dirán por ejemplo que perdieron su trabajo por circunstancias ajenas a su propia voluntad, y que ellos no cometieron errores ni lo hicieron mal, etc. Encontraran mil y una justificación a esa perdida o esa separación, pero sin embargo también es una oportunidad aunque tampoco quieran verlo en ese momento.

Si uno quiere Ver todas las facetas de un repentino y aparentemente cambio negativo, ha de elevarse por encima del pensamiento racional. Ha de observar sin juzgar con la mente concreta, y solo observar desde la paz (incluso como si fuese otra persona que si mismo quien esta observando) y ver el conjunto de los acontecimientos hasta ese momento en el que surgió la perdida de dicho trabajo, salud o pareja. 

La meditación nos ayuda en Ver con claridad lo ocurrido. Muchas veces, al principio, algunos nos confundimos totalmente y caemos una vez más en el cerebro racional, la mente concreta, esa que siempre nos lo justifica todo y que nos impide Ver con lucidez… Por ejemplo: estamos resfriado y nos dice: es que hace frío, hace viento, hay un virus, es verdad, lo dice la tele, etc…, cuando en realidad aquel día que cogimos frío, nuestra intuición nos dijo de abrigarnos más antes de salir y no lo hicimos. Muchas veces también caemos enfermos porque hemos recibido una mala noticia, y al bajar el animo, al tener un bajón emocional, abrimos las puertas a los microbios que siempre están ahí fuera esperando una oportunidad para germinar en un terreno fértil, es decir débil, blandito…

Pocas veces admitimos y aun menos reconocemos nuestros errores desde la más profunda humildad, y eso, si que es un error grave a mi entender. Tomé ejemplos sencillos pero es lo mismo en caso de grave enfermedad o depresión por cualquier tema. No niego que se necesiten ciertos medicamentos y el cuidado atento y eficaz de los médicos para ayudar a nuestro cuerpo físico a salir de dicho negativo estado, que cierto es, son benéficos; digo que –al menos a mi entender- es básico y necesario recordar hacer un sincero Arrepentimiento (Mea Culpa), Aceptar nuestra nueva situación y Perdonarnos como perdonamos a los demás, porque ayuda muchísimo a recuperar la salud y el animo de nuestros demás cuerpos más sutiles, como por ejemplo el emocional, el mental y hasta el causal (espiritual) cuerpos desde donde nacen  los efectos que sentimos y sufrimos en nuestro cuerpo físico como resultado final de su manifestación.

Y en caso de no poder hacer esa observación en solitario, existen multitud de buenos psicólogos y terapeutas dispuestos en ayudarnos a salir de dicho fangoso pozo.  

Como digo siempre: intenta, prueba amig@, prueba…, no dudes en
probar, no se pierde nada en arrepentirse sinceramente! :) 

Un saludo y gracias por leer.

Jean Marc Boyer

Pequeño extracto del ultimo libro que estoy estudiando de Renée-Pascale Provost, Curación en la Nueva Era(Gracias Marta por recomendarmelo)

''La tendencia a criticar, a detestar violentamente e incluso a odiar, producen acideces e inflamaciones, origen de diversas enfermedades
Todas esas actitudes disonantes hacia uno mismo y hacia los demás están muy propagadas hoy en día. Por lo tanto, es imprescindible aprender primero a no perjudicar, y luego a cambiar lo necesario en el propio comportamiento si queremos curarnos de nuestros propios males. (…) Los males nacen de lo que llamamos 'defectos', o falta de cualidades por colmar. 

La medicina conoce muchos síntomas externos de las enfermedades en la anatomía humana; la psicología se ocupa sobre todo del comportamiento. En cuanto a la psicología esotérica  lleva a comprender los diversos cuerpos del hombre, su interrelación, y cómo desarrollarlos armoniosamente. Ahora tiene un papel importante y necesario que presenta los aspectos sutiles del ser humano que se expresan a través de la consciencia, incluida la función del alma, vínculo de Luz, de Amor y de Vida''



Arrepentimiento:

El arrepentimiento (del francés "repentir" que a su vez deriva del latín tardío "poenitere" 'ser penitente') es la retractación, abjuración o contrición de acciones pasadas que son vistas como cosas que fueron mal hechas o indebidas.

El uso de ésta palabra suele referirse al cambio que hace una persona respecto a sus pensamientos previos (pasando de una ideología errónea, a una nueva mentalidad acertada y renovada), o respecto a sus acciones u obras previas (pasando de la inmoralidad a la moralidad).

En el ámbito espiritual, autores como Watchman Nee afirmaban que el significado original de "metanoeo", (palabra griega traducida como 'arrepentimiento'), significa "cambio de mente" e implica un cambio de perspectiva respecto al pasado, y una evaluación general de muchas cosas hechas previamente,1 lo que conlleva a la comprensión de la culpa personal y el reconocimiento de haber hecho algo mal. En el mismo sentido, se suelen considerar la necesidad de un cambio de conducta, de actitud, de orientación y de dirección como indicios de un arrepentimiento verdadero.

(Extracto     Wikipedia )


La soberbia es la madre del error, el orgullo su padre.
No reconocer tus errores te hace necio.

Reconocerlos no te humilla, te hace íntegro y GRANDE.
Te hace crecer como persona, te hace MEJOR PERSONA.

No tengas miedo ni vergüenza en reconocer tus errores. No eres perfecto, solo humano.

Reconocer tus errores es desapegarte de tus temores e inseguridades.

Reconocer tus errores es un excelente y valioso aprendizaje.
Es ir saliendo de las marañas del EGOcentrismo y entrar en territorios de humildad donde habita el amor.

"Reconocer tus errores no te humilla,
te hace íntegro y GRANDE, mejor persona".


SUKHA

4 comentarios:

Patricia Schiavone dijo...

Incluso cuando creemos que todo está muy encaminado y que sabemos que vamos bien por el camino, llega una persona, como por ej. Jean Marc, y así, como al pasar, pone tres palabritas que nos hacen pensar que quizás hay alguna cosa que no habíamos visto antes, o que no lo habíamos visto lo suficientemente bien.

Tu mención a la acidez y la hinchazón me hicieron abrir los ojos, las orejas y el corazón. Venía muy hinchada tiempo atrás sin razón aparente. Ahora estoy menos, y ya veo que no es por casualidad.

Muchas gracias, como siempre. Hago una reverencia ante ti, maestro.

Societat Teosòfica dijo...

Muy interesante reflexión Marcos.

Al leerte me ha venido un pensamiento que me ha hecho reflexionar:
Si tenemos que perdonar a alguien es porqué nos ha ofendido o hecho algún daño.
Sin embargo cuando alguien se siente agredido es porqué está pensando en si mismo, en su (ego). Pienso que cuando lleguemos al total olvido de nosotros mismos, aunque alguien nos quiera ofender no podrá hacerlo. Entonces no tendremos nada que perdonar porqué nada negativo habrá penetrado en nuestro interior.

Gracias de nuevo y fuerte abrazo.

Marta

J. Marcos B. dijo...

Me alegro de que te ayuden en algo mis palabras Patricia :) En cuanto al 'maestro', intento no perderle la pista en mi!! ; y ese es mi deseo para ti, encontrar tu maestro interior para que te guíe hacia tu verdadero destino :) Pero confío en que así es ya, últimamente haz avanzado mucho, te veo muy cambiada!

Un fuerte abrazen querida amiga.

J. Marcos B. dijo...

Así es Marta. El olvido de uno mismo nos lleva a grandes comprensiones..

Gracias por estar y por tus palabras Marta.

Un fuerte abrazo.