viernes, 11 de enero de 2013

TRABAJAR...

Muchos deseamos un mundo mejor, un mundo más agradable, seguro, más amoroso y feliz. Pero pocos trabajamos de verdad para lograrlo. Muy pocos estudiamos seriamente lo que hay que estudiar, y aún menos lo ponemos en practica. Trabajar en nosotros mismos quiero decir, y no solo eso de 'ir al trabajo' que muchos encima odian en vez de estar agradecidos por tener un trabajo y una oportunidad -remunerada- para aprender en acción a hacer bien y con amor las cosas que surgen en su diario. Existen muchas razones por las cuales debemos despertar y empezar a trabajar seriamente en nosotros mismos. 

Trabajar en nosotros mismos para aprender a discernir nuestros cuerpos: físico, astral y mental.

Trabajar en nosotros mismos para reconocernos como dueños y al mando de dichos cuerpos, y no su contrario.

Trabajar en nosotros mismos para aprender a cuidar y amar a nuestro vehículo de acción: el cuerpo físico.

Trabajar en nosotros mismos para abandonar poco a poco ciertos vanos deseos y liberarnos de apegos inútiles.


Trabajar en nosotros mismos para vencer ese 'pecado capital' detrás del cual nos escondemos justificándolo.


Trabajar en nosotros mismos para dar el ejemplo a nuestro jóvenes, y aún más si somos un político.


Trabajar en nosotros mismos para domar nuestra mente incluso cuando uno ya cree que domó algo en él.  
Trabajar en nosotros mismos para aprender a hablar con más amor y solo cuando realmente es necesario.

Trabajar en nosotros mismos para poder un día ayudar con amor a nuestro prójimo. 

Trabajar en nosotros mismos para dejar salir a la Luz todo el amor que vibra en lo más profundo de nuestro Ser.

Trabajar en nosotros mismos para...

Solo cuando hemos trabajado y alcanzado ese estado, es cuando el Alma puede actuar a través de sus vehículos. Al estar domados dichos vehículos o cuerpos mortales (físico, astral y mental inferior), hay más silencio y espacio para que la Conciencia o Intuición Superior comience a manifestarse en nuestro diario y oriente nuestras vidas hacia su real propósito. 

Gracias a todos por estar, gracias por intentar  -al igual que yo- hacer lo mejor que podéis.  

Un abrazo zen.

J.Marcos Boyer. 


 

10 comentarios:

Dani Dofinet dijo...

Trabajar en nosotros mismos para de esta manera revertir posteriormente nuestros avances en los demás.

Excelentes reflexiones Marcos.

Un fuerte abrazo

J. Marcos B. dijo...

Si Dani, en eso estoy poco a poco... Es un enorme trabajo pero todo es posible, es cuestión de dar el primer paso y ser paciente... :)

Un fuerte abrazo amigo, y como de costumbre, gracias por estar.

Marcos.

Societat Teosòfica dijo...

Todo lo que tiene un preciado valor interno jamás és fàcil de conseguir.
Implica renuncia a las demandas del yo personal que se revela constantemente a ser sometido por el Ama.
Sin embargo todos estamos andando por el mismo camino,cada cual a su manera y posibilidades.
Lo importante es andar sin prisa pero sin pausa. El objetivo es el mismo para todos y éste, es lo más preciado de nuestra existencia.

Un fuerte abrazo Marcos

Marta

Zanne dijo...

Por supuesto Marcos...seguir trabando y no culparnos si fallamos a veces en este intento.
Lo importante es no dejar de trabajar nunca y compartirlo para que otros puedan hacerlo tambien
un fuerte abrazo

J. Marcos B. dijo...

Si Marta, es un arduo trabajo... peor bueno, como bien dices, sin prisa pero sin pausas :)

Muchas gracias por siempre estar y ayudarnos.

Un fuerte abrazo. Marcos.

J. Marcos B. dijo...

Muchas Gracias por estar y trabajar con nosotros Zanne, como de costumbre, es un placer leerte.

Un fuerte Abrazo. Marcos.

Iraide dijo...

Qué bueno.

Muchas gracias Marcos. :-)

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Trabajar a partir de esa Luz que va creciendo en nuestra mente y corazón traspasando las apariéncias del tiempo y aprendiendo a caminar sobre el agua y el fuego.



Un abrazo.
Gracias.

J. Marcos B. dijo...

Gracias a ti por la visita Iraide :)

Un fuerte abrazo. Marcos.

J. Marcos B. dijo...

Gracias por venir y dejar vuestras bonitas palabras Olga i Carles :)

Un fuerte abrazo. Marcos.