miércoles, 2 de enero de 2013

EL ALMA NUNCA PIERDE SU CAMINO...




Puedes creer, querida mía, que aún tengo en el banco dinero suficiente para vivir todo un año? Mientras, tú continúas dándome y dándome sin medida.



He vivido en absoluto éxtasis. Lo único que mi corazón no sabía era amar la vida. Durante veinte años he vivido sintiendo sólo un hambre intensa, una inmensa sed por algo que no conseguía identificar.

Pero las cosas han cambiado. Esté donde esté y cualquiera que sea mi trabajo, tengo presente la generosa ley que transforma nuestras acciones en flores y esas flores en Dios.

El hambre que me acompañó durante tantos años era la voluntad de vislumbrar lo que estaba más allá de mí. Lo intenté de diversas maneras y ahora he hallado el único camino seguro: a través de Dios.

El alma busca a Dios como el aire caliente busca las alturas o los ríos corren hacia el mar. Y tiene dos poderes: el deseo de buscar y la capacidad de luchar para lograrlo.

El alma nunca pierde su camino, del mismo modo que el agua no corre montaña arriba. Por eso toda las almas alcanzarán a Dios, no importa cuanto tiempo se demoren.

La sal no pierde sus propiedades ni cuando se ha mezclado con las aguas de todos los océanos.

El alma no pierde la horma de Dios: es eterna y algún día será saciada.

El alma jamás dejará de buscar a Dios. Cuando Lo encuentre, descubrirá que también Él la estaba buscando.



Kahlil Gibran

10 de Febrero de 1916 

4 comentarios:

Societat Teosòfica dijo...

Gracias Marcos por tan hermoso pensamiento!
Estoy segura que muchos de los que leemos a Kahlil Gibran nos identificamos con su vivencia.

En su gran mayoria los seres humanos al encaranar,tenemos que recapitular algo de nuestra vida personal anterior, puede durar pocos o muchos años, según el karma acumulado.
Si ya habíamos iniciado el camino espiritual,lo más seguro es que sintamos esta insatisfacción e inquietud de que nos habla kahlil Gibran,sin saber el porqué.
El Alma nos llama, pero el ruido de los queaceres personales y del karma apaga su voz. Hasta que llega un dia muy especial en que cambiamos las prioridades y lo personal queda en segundo lugar.
Entonces nos reconocemos como el ser verdadero y cual era la causa de nuestra inquietud.

Un fuerte abrazo Marcos

Marta

J. Marcos B. dijo...

Gracias a ti por tus palabras querida Marta :), siempre es un placer acogerte por aquí.

Un fuerte abrazo. Marcos.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

En esa oscuridad sumergida, nos encontramos con el velero de la la Luz Eterna.


Gracias.
Feliz 2013...

tahara dijo...

He encontrado tu blog por casualidad, o quizás diría que buscaba algo... algo que justamente estaba en las palabras de Kahlil Gibran que citaste aqui, era justo lo que necesitaba en el momento exacto y como no creo en coincidencias, te dejo este mensaje.

pd: te robo la imagen esta bella y expresa mucho!

Maritza.