domingo, 22 de julio de 2012

QUE ES UN MAESTRO ESPIRITUAL...?


QUE ES UN MAESTRO ESPIRITUAL?

Un maestro verdadero es totalmente libre y quiere darte libertad, y por eso no tiene interés en imponer su voluntad sobre la tuya. Él o ella ni siquiera tienen voluntad propia alguna porque su voluntad es la
Voluntad de Dios.

Un maestro verdadero nunca va a forzar a nadie a hacer algo contra su voluntad porque ellos respetan la libertad del ser humano. Antes de que un maestro ponga a prueba a un ser humano, el estudiante debe dar permiso de ser examinado.

Él o ella tiene que decir 'sí'. Esto es así, porque hay ciertas cosas que no se pueden hacer a un ser humano espiritualmente, sin que el estudiante haya dicho, 'sí, haz conmigo lo que debas hacer.'

¿Por qué no puede hacerse sin permiso?

El ser humano va a ser dado vuelta completamente de adentro hacia afuera, como la ropa, va a ser chamuscado hasta las ascuas, y un maestro no puede hacer esto a alguien sin que ese alguien haya dicho 'sí.'

Ellos no tienen derecho de hacerlo. Porque todo el mundo es libre.

El discípulo, en cada estadio del camino tiene una elección: ¿quieres continuar o no quieres continuar? El maestro esta allí para abrir tu corazón, para destruirte y entregarte de alimento a los leones del amor.

¿Cuál es la función del maestro?

La gente comete el error de pensar que el poder espiritual es decirle a alguien lo que tiene que hacer. Pero el poder espiritual es ser capaz de tomar un alma humana y devolverla a Dios.

Es tener la autoridad de trabajar con el alma de un ser humano, trabajar en los lugares secretos del corazón que pertenecen únicamente a Dios. Esa es la autoridad verdadera. Y requiere de una tremenda humanidad.

Aquellos que quieran encontrar el camino a Dios, encontrarán el camino a Dios, porque Dios quiere que ellos encuentren el camino. Incluso si esto no es aparente. Aunque no sea visible al principio. Él les dará pistas. Les pondrá señales. Hablará a sus corazones.

Llewellyn Vaughan-Lee

De paso quiero aprovechar para aclarar que personalmente no soy (como ya me han dicho de buena y mala manera..) ningún maestro ni gurú de nadie, ni pretendo serlo. Lo soy, pero sólo de mi mismo. No pertenezco a ninguna escuela esotérica, ni grupo, ni secta, ni religión. Sólo estudio desde hace muchos años distintas escuelas esotéricas, diferentes religiones, textos sagrados y disciplinas antiguas por puro placer personal y para mejorarme como persona.  Luego comparto aquí y en otros lugares lo que veo relevante y fácil de acceso por si le puede ser de alguna utilidad a alguien. A veces contesto a ciertas preguntas y comentarios cuando veo que puedo ayudar o surgen preguntas, ideas, y también ocurre que ofrezca mi sentimiento e ideas sobre ciertos temas que vibran en mi sin pretender detener ninguna verdad, visto que no sé nada y que cada vez sé menos.

Quería aclarar ese punto, gracias por leer y seguir por aquí, entre tod@s aprendemos mejor. 

Un abrazo a tod@s y hasta pronto. Marcos.
 

6 comentarios:

Mirta Pagola dijo...

Mucho tiempo sin salir de visitas...
Estoy leyendo entradas anteriores, gracias por seguir compartiendo el camino (maestro :))-jejejejej!-
Abrazo de luz

J. Marcos B. dijo...

Hola Mirta, un placer verte por aquí de nuevo :)

Un abrazen amiga.

Societat Teosòfica dijo...

Conocer al Maestro es el sueño de todos los verdaderos místicos.
Se adora,se obedece y se espera que sea él quien nos resuelva nuestras dudas y nos diga como vencer los obstáculos que nos impiden avanzar.
Buscamos fuera las respuestas que deberíamos buscar dentro en nuestro corazón.
Ser libres en como y de que manera queremos andar el Camino conlleva soledad interior, pero también plena consciencia y realización, a su debido tiempo, de la verdad que perseguimos.
Pienso que el único compromiso y adhesión deberíamos tenerlo con la propia alma.
No es fácil desapegarse de lo que hemos cultivado durante varias encarnaciones sobre la obediencia a las doctrinas y los dogmas impuestos por las religiones.
Esta era la manera como los discípulos devocionales del pasado cuya mente no estaba lo suficientemente desarrollada, aunque si su espiritualidad, creian que era la forma más elevada de vivirla.
Pero al paso de los siglos, la evolución mental y espiritual de los seres humanos avanza y al mismo tiempo, los apegos y las creencias del pasado deben dejarse atrás si queremos conocernos a nosotros mismos y descubrir la liberación y el verdadero Maestro interior que todos llevamos dentro.

Un abrazo Marcos

Marta

J. Marcos B. dijo...

Muchas gracias por tus palabras Marta. No existe otro ni mejor maestro que el que tenemos dentro por supuesto, escucharle y aplicar en acción lo que nos dice es El Camino.

Pero al inicio de dicho camino viene bien -y es una suerte- encontrar un verdadero y buen maestro de carne y hueso que nos indique los pasos a seguir para ir encontrándonos con nosotros mismos... No la tuve. Pero mis libros fueron como varios maestros en mi juventud y más adelante a los cuales ya di las gracias aquí mismo en este blog hace un tiempo atrás :)

Caminar junto al Maestro interior es maravilloso y para mi es el único camino que aplico lo mejor que puedo a diario. Lo que pasa es que en esta sociedad moderna y en nuestras ciudades mundanas, muchas cosas no pegan con dicho camino y es dificil compaginarlo todo si uno quiere seguir viviendo una vida de esas que nos inculcaron desde que nacimos, sino hay que irse a un monte zen...
En fin, así lo veo.

Un fuerte abrazo. M

Dani Dofinet dijo...

El miedo a ser nosotros mismos, es uno de los problemas que nos impide descubrirnos como "automaestros". Necesitamos la seguridad que nos otorga alguien que está mas evolucionado que nosotros para descubrir que podemos (y debemos) aprender mucho de nosotros mismos. Es como el hijo que no encuentra nunca el momento para independizarse de sus padres, dado que la comodidad que ofrece el hogar familiar difícilmente la otorga otra situación. Pero, generalmente, cuando uno marcha y vive su propia vida, es cuando descubre muchas cosas que hasta el momento habían pasado desapercibidas en el calor familiar.

Un abrazo

J. Marcos B. dijo...

Muy buena imagen haz dado al tema Dani, y gracias por lo tanto.

Un abrazo y hasta otra :)